sábado, enero 06, 2007

NANA DEL DUENDECITO TRAVIESO







NANA DEL DUENDECITO TRAVIESO

Duérmete pequeña mía
te voy a cantar la nana,
a bajado de la luna
una estrella muy lejana,
para dejarte un gran beso
suspendido de tu almohada.

Con el canto de los grillos
te despertarás mañana,
y tu mundo de juguetes
te esperará en la ventana,
para robar tu sonrisa
que es un canto de esperanza.

Duérmete pequeña mía
que el horizonte se apagó,
sueña con los angelitos
con Jesús, tu Niño Dios
jugarás cuando despiertes
porque el sol ya se escondió.



Despierta pequeña mía
que ya está por salir el sol,
el alba está bostezando
ya la luna se escondió,
mi Duendecito travieso
¡Arriba...que amaneció!

Sandra Ignaccolo


2 comentarios:

Marìa Josè Abad Martìn dijo...

HERMANA, BELLA FORMA DE EXPRESAR EL AMOR DE UNA MADRE. SOS ESPECIAL. UN BACIO MOLTO GROSSO PARA LAS TRES

Sandra Ignaccolo dijo...

Gracias Galle, de què otra manera se puede expresar ese amor maternal, si no es dicièndoles a tus seres amados, que los amàs.
Gracias por estar siempre en mis versos.